De la A a la E: ¿Cuál es mi fondo?  

AFP Capital,  12/junio/2018

​La edad, la tolerancia al riesgo y los posibles ingresos adicionales son algunos de los factores a considerar a la hora de elegir un multifondo. Involucrarse en esta elección es clave para mejorar la pensión. Involucrarse en esta elección es clave para mejorar la pensión.

¿Cómo mejorar las pensiones? Hoy existe un amplio debate previsional debido a la necesidad de actualizar el sistema de pensiones y el mercado laboral frente a la nueva realidad demográfica y social del país: los chilenos vivimos más que antes. 

Es clave que cada persona se involucre y haga un correcto uso de los multifondos, a través de las distintas opciones, riesgos y rentabilidades a las que se puede acceder. Esta información la pone a disposición cada AFP para sus afiliados, con el objetivo de que participen activamente de la construcción de su ahorro para la pensión.

Pero ¿qué son los multifondos? Es un sistema mediante el cual las AFP administran los ahorros de sus afiliados, tanto obligatorios como voluntarios, con el objetivo de incrementar el monto final. Son cinco fondos, caracterizados con las letras A, B, C, D y E, los que se diferencian entre sí según la cantidad de ahorro que la administradora invierte, y por lo tanto, con diferentes niveles de riesgo y rentabilidad. Siendo el fondo A el más riesgoso, porque se puede invertir entre un 40% y 80% del ahorro, y el E el más conservador, ya que el máximo a invertir es de un 5%. 

Es importante destacar que cada afiliado puede tener sus ahorros hasta en dos multifondos, lo que se basa en la idea de “no poner todos los huevos en la misma canasta”, y así poder compensar posibles pérdidas y manejar la volatilidad de mejor manera.

No da lo mismo el multifondo en el que se invierten los ahorros para tu pensión
Rentabilidad desde el 2002 al 2017


¿Cuál es mi perfil de riesgo?

A la hora de seleccionar un fondo hay múltiples factores a tomar en cuenta:

1. Edad:  Si bien los fondos A y B pueden ser más riesgosos, a largo plazo suelen ser más rentables, es por esto que, si se está comenzando la vida laboral y faltan más de 20 años para jubilar, se asignan o suele recomendarse alguno de estos. En el caso contrario, cuando ya se acerca la edad de retiro, es importante que los ahorros no sufran variaciones muy marcadas que sean difíciles de recuperar a corto plazo, por lo que se recomiendan los fondos más estables.

2. Tolerancia al riesgo: Identificarlo de acuerdo con las experiencias personales y la capacidad de tolerar pérdidas. En el caso de los afiliados con aversión al riesgo o que su única fuente de ingresos será la pensión, es recomendable que elijan un fondo más estable que no esté sujeto a grandes cambios, a pesar de no tener expectativas de mayores ganancias. En cambio, para quienes cuentan con más tiempo para llegar a la edad de pensión, esperan tener otros ingresos en la etapa pasiva, y tienen mayores conocimientos financieros y flexibilidad frente a contingencias, es más recomendable elegir fondos más riesgosos.

3. Complementar el ahorro obligatorio: A través de un Ahorro Previsional Voluntario (APV) y la Cuenta 2. Si se tiene esta o alguna otra alternativa de ahorro se puedes, por ejemplo, optar por fondos más riesgosos en la cotización obligatoria y a otros más estables con el APV. Contar con más de un instrumento a la hora de construir la jubilación, permite tener un mayor respaldo para invertir.


Elegir el multifondo de acuerdo a tu edad y perfil de riesgo
es clave para mejorar tu pensión​
Riesgo y rentabilidad



Etiquetas: Administradora de fondos de pensiones, AFP, Ahorro, Pensiones