¿Conoces la diferencia entre ser adinerado y rico?  

AFP Capital,  12/mayo/2016

Leímos el libro del ex editor del diario Financial Times de USA y editor de temas financieros del New York Times, Paul Sullivan, The Thin Green Line, donde explica su concepto de la “delgada línea verde”. Se trata de un simple sistema métrico con el que las personas pueden medir su estabilidad financiera y situarse por arriba o por debajo de esa delgada línea imaginaria. Claro que para moverse hay que seguir ciertas pautas de vida.



Sin comprometernos a convertir a nadie en millonario de la noche a la mañana, a continuación les resumimos algunos de los descubrimientos de Sullivan para lograrlo. Nuestro único objetivo es inspirarlos para vivir de manera sostenible sus finanzas y ayudarlos a respirar tranquilos al final de su etapa laboral.


1.- Ser rico (rich en inglés) no es lo mismo que ser adinerado (wealthy). 

La gente rica tiene mucho dinero, mientras que la gente adinerada tiene la seguridad de los que saben cómo administrar su dinero, sea cual sea esa cantidad, de modo que viven tranquilos. En la traducción se pierde algo de sentido a esta diferencia. Pero para aclararnos, lo que Sullivan nos quiere transmitir es la diferencia entre quienes se preocupan solo de sus estados financieros y aquellos que saben que, controlando lo que tienen para cubrir sus necesidades básicas, disfrutan la vida con calidad en el presente y tranquilidad para su futuro. 



2.- La gente muy adinerada sigue queriendo identificarse con la clase media.

Sullivan cree que es porque nuestros orígenes están mucho más marcados que el lugar a dónde llegamos. También significa que, aunque no lo creamos, la gente muy adinerada –pensemos en un Bill Gates o Amancio Ortega– no anda con grandes relojes ni ostenta nada en particular que lo diferencie de los “humanos”. Ese “pie” en la tierra es tanto o más importante para mantener su fortuna como para disfrutarla. Y seamos tan ricos como ellos en la cuenta bancaria, debemos buscar la riqueza sostenible, tranquila y paso a paso para que, cuando la alcancemos, la disfrutemos. Por ahí va el mensaje de Sullivan.



3.- Las personas adineradas cumplen con las leyes y regulaciones.

Sullivan sostiene que cumplir con las obligaciones legales no es excusa para “ahorrar” en impuestos y que lo importante es tener una buena guía para pagar ni más ni menos. El mensaje central es que nadie se hace rico burlando la ley: puede funcionar una vez pero no es sostenible ni, por cierto, legal.



4.- Los adinerados saben que no pueden gastar todo lo que quieren cuando quieren.

¿Auto control? ¿Avaricia? Nada de eso. Sullivan diferencia tipos de ricos: los disipadores, los acumuladores y los amasadores-derrochadores. En el fondo, se trata de tipos de conductas respecto al dinero que nos muestran el camino no deseado si queremos ser ricos: tener el dinero sin disfrutar el presente ni tampoco el futuro, simplemente porque no pensamos en ello. Y el mensaje de Sullivan es que debemos precisamente dosificar entre lo que disfrutamos hoy, pensando en nuestro mañana.



5.- Los adinerados toman decisiones pensando en el largo plazo, como la pensión

Aquí Sullivan nos sorprende con un dato que parece fuera de contexto: las comidas fuera de casa. Nos dice que la diferencia principal entre los ricos y las personas adineradas, es que el adinerado come fuera de casa un 30% menos y ahorran un 30% más de sus ingresos para la jubilación o para lo que necesiten.



“Para mí, es un gran ejemplo de elecciones, decisiones y conductas como: "No, voy a privarme de esto y a ahorrar mi dinero" o "Voy a gastar todo lo que quiera y esperar que venga más". Se trata de tomar decisiones lógicas para asegurarte de que seguirás teniendo dinero durante muchos años”, dice Sullivan.




Conclusión: ¡Hay que leer!



Todos los días aparecen libros súper ventas prometiendo hacernos ricos. Aunque no lo parezcan, estudios dicen que la gente rica lee al menos 2 libros relacionados a la superación personal y el autoconocimiento. Visto así, conocernos mejor en lo financiero sí nos ayuda a ser “ricos” en el sentido que hoy les quisimos mostrar.



Te identifiques o no con algunas de las claves del libro de Sullivan, esperamos que de ahora en adelante veas el dinero con otros ojos y lo ahorres con motivaciones nuevas. Por ejemplo, tu futura pensión.​
Etiquetas: AFP, Ahorro, APV, Fondos de AFP